Suplantar a alguien en Facebook es un juego de niños

schmidt Suplantar a alguien en Facebook es un juego de niños

Me encanta Facebook, eso quiero dejarlo claro desde el principio. Creo que sus virtudes son muchas más y están por encima de todos sus defectos. Pero en una red social cuyo funcionamiento básico implicar depositar abundar información personal y otorgar un nivel bastante serio de confianza la privacidad y el respeto por el usuario deberían ser las máximas principales en lugar de unos protocolos tan débiles que reventarlos da risa. Reventarlos precisamente es lo que ha hecho Michael Arrington, blogger y cofundador de TechCrunch, que se ha hecho pasar nada más y nada menos que por el mismísimo CEO de Google utilizando únicamente una dirección de email falsa y en el proceso se hizo amigo con Chad Hurley (cofundador de YouTube) y el jefe de relaciones públicas de Facebook, Elliot Schrage.

Ahora que está en boca de todos, The Social Network, la película sobre la creación de Facebook, bastante crítica con su creador, Mark Zuckerberg no están las cosas como para que se vaya demostrando lo frágil que es quebrar el sistema de seguridad de la red, para mí su peor defecto con diferencia. Lo que hizo Arrington, a raíz de un email que le envió uno de los lectores de TechCrunch fue usar una cuenta de Eric Schmidt no usada con anterioridad en Facebook para crear una cuenta. Gracias a que el sistema no implica necesariamente verificar tu cuenta de email, gracias a los datos que otros usuarios habían introducido con sus cuentas de correo y en los que aparecía la cuenta de Schmidt para empezar a sugerir amigos, entre los que se encontraban los que ya he mencionado antes, Chad Hurley y Elliot Schrage que no sospecharon y llegaron a agregarlo como amigo. Lamentable.

El auténtico Eric Shmidt lejos de tomárselo como algo personal lo afrontó con humor y comentó en su cuenta de Twitter (verificada, aquí sí) que le gustaría ver como se desenvuelve siendo él en Facebook. Para suplantar a alguien está claro que hace falta conocer al menos una dirección sin usar de la otra persona, pero aún y con todo es relativamente fácil suplantar a alguien, hacer creer a otras personas que eres alguien que no eres y utilizar ese poder para difamar, manipular y crear problemas bastante gordos. Al respecto de todo este tema de la privacidad y Facbebook, sino lo habéis hecho ya por favor leed esta completísima guía que escribió Eduardo para configurar al máximo nuestras privacidad en dicha red social, diría que es casi un manual que debería venir por defecto y que cualquier persona debería leer antes de crearse una cuenta.

Via: TechCrunch

Suplantar a alguien en Facebook es un juego de niños escrita en ALT1040 el 11 October, 2010 por Carlos Rebato
Enviar a Twitter | Compartir en Facebook


Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Los comentarios y los pings están cerrados.

Los comentarios están cerrados.